Archivo de la etiqueta: mudéjar

Breve guía de estilos del mueble antiguo: El Renacimiento (II)

Como os habíamos adelantado en la entrada anterior, hoy os traemos la guía de los estilos más habituales del mueble en España durante el Renacimiento, ¿cual os gusta más?

El mueble en el Renacimiento Español

El Renacimiento llega a nuestro país con cierto retraso. Mientras que en otros países en el siglo XVI ya estaba plenamente asentado, en España el nuevo estilo tiene que convivir con las tan asentadas formas góticas.

En primer lugar cabe destacar una importante aportación española a la historia del mueble y que nace precisamente en esta época: el escritorio o bargueño, cuyo uso se generaliza en el periodo comprendido entre los reinados de Felipe II y Felipe V. Los primeros ejemplares son de origen barcelonés y granadino, aunque se extenderán enseguida por toda la península convirtiéndose en un elemento imprescindible de las clases acomodadas. La nobleza del momento, en su afán de imitar a la monarquía, se preocupará de adquirir esta nueva tipología de mueble tanto de factura española como importándolo de otros países.

En cuanto a su origen, los estudiosos han planteado muchas teorías a lo largo de la historia. El nombre de bargueño, el más generalizado para denominar este tipo de muebles, proviene de una teoría, hoy descartada, que afirmaba se trata de una tipología que nació en la localidad toledana de Vargas.

La teoría que parece tener más coherencia en la actualidad es la que afirma que se trata de una tipo de mueble que surge de una transformación de las arcas con cajones europeas que se generalizan durante la Edad Media, que a partir de los siglos XV y XVI se adaptan a las nuevas necesidades y usos propios de la época.

foto intermedia
Detalles de los motivos decorativos de un bargueño del siglo XVI subastado en Setdart el 30 de septiembre de 2012 (Lote nº 33004850)

¿Cuales eran los usos de los escritorios?

A pesar de que el nombre de escritorio nos lleve a pensar instintivamente que se trataba de muebles para escribir sobre ellos, hay que tener en cuenta que por su tamaño y forma esto no era lo habitual. Existen algunos ejemplares habilitados para ello, pero esta era una función esporádica. Los usos más frecuentes de estos muebles son: contenedor de escrituras y documentos , contenedor de objetos apreciados por su dueño como joyas, monedas y otros objetos de colección, y la ostentación de la riqueza de la familia, que a través de la acumulación de ejemplares ( normalmente importados, ya que eran más costosos) demostraba su poder adquisitivo.

También encontramos otras tipologías como los escritorios de camino, que llevaban asas y se aligeraban con cuero y se utilizaban para el transporte de objetos, o los monetarios, concebidos exclusivamente para la colección de medallas y monedas.

Con respecto a sus formas, son muy variadas en cuanto a su estructura ( pueden llevar o no tapa, el número y la disposiciones de los cajones varía en función de la forma y el tamaño…) y en lo que concierne a la decoración. A pesar de ser una tipología de mueble propiamente española, su decoración presenta elementos tanto italianos como de los Países Bajos que se conjugan con motivos tradicionales de nuestro país, dando lugar a una gran variedad estilística, que os presentamos a grandes rasgos a continuación.

PLATERESCO (reinado de Carlos I- 1515)

El término “Plateresco” ha sido muy controvertido a lo largo de la Historia del Arte. Denominado en el pasado como un estilo, hay que tomar en la actualidad este término con cuidado, refiriéndonos a él como una forma de decoración exclusivamente. Este estilo decorativo deriva del trabajo de los plateros, asimilado durante en el Renacimiento en nuestro país en todas las artes: fachadas de edificios, pintura, muebles… Se caracteriza por ser una decoración muy profusa y minuciosa: grutescos, abundante decoración vegetal muy abigarrada, guirnaldas, estrías, animales fantásticos y bustos en medallones.

La transformación en la estructura del mueble será algo más tardía que en su decoración. Poco a poco se irá abandonando la tendencia vertical propia del gótico y se buscarán los contrastes cromáticos jugando con diferentes técnicas como el huecograbado, al que se aplican dorados, estofados, marqueterías y taraceas.

Las maderas más empleadas en la decoración plateresca son el nogal y el bog, ya que permiten el juego de contrastes de color. También se generaliza el uso de cuero (guadamecí).

Z6256-3-th

Bargueño con decoración plateresca. Siglo XVI ( www.zsierra.com)

MUDÉJAR (siglo XVI)

Se trata de otro estilo excusivamente decorativo de influencia musulmana caracterizado por motivos geométricos que se intercalan con elementos clásicos. Son habituales las marqueterías, artesonados similares a los de la arquitectura e incrustaciones de elementos cerámicos. Las maderas más habituales son el nogal y el boj, aunque también se utiliza el pino y el castaño.

54008-3

Frontal de un bargueño con decoración mudéjar vendido en Subastas Imperio el 6 de septiembre de 2012 (Lote nº 54008)

MANIERISTA ( reinado de Felipe II, 1556-1598)

Se trata de un estilo decorativo muy cuidado que conjuga elementos platerescos con motivos flamencos y franceses. Se utiliza tanto la decoración tallada como la pictórica con el uso de dorados, siempre muy elaborada y refinada. La madera de nogal sigue siendo la preferida.

HERRERIANO (reinado de Felipe II, 1556-198)

Este estilo decorativo que coincide cronológicamente con el manierista está basado en las formas arquitectónicas planteadas por Juan de Herrera en El Escorial. Se distingue por sus líneas rectas, su gran elegancia y majestuosidad. Su parte frontal está concebida como la fachada de un edificio en el que se suceden motivos derivados de los órdenes clásicos, volutas, pirámides y bolas.

columnillas-282x300Bargueño de columnillas o salmantino. Siglo XVI. Museo Sierra Pambley (León)

¿Os interesan estos muebles? Os invitamos a que visitéis nuestra sección de bargueños

                                                                                                                                                            Arce.