Archivo de la etiqueta: Maldición

La maldición del teatro Romea de Murcia en España

 

2

                    Vista del Teatro Romea

Uno de los teatros más importantes del país lo tenemos en la ciudad de Murcia, España…

Os comentamos  al inicio de nuestro nuevo blog,  que contaríamos alguna  anécdota o tragedias en relación con los lotes relacionados con nuestra página sobre compra y venta de antigüedades y objetos de colección.

Bonito óleo del teatro Romea

                          Boceto teatro Romea

 

Boceto óleo sobre lienzo, para la decoración del techo del Teatro Romea de Murcia, firmado en el ángulo inferior derecho por Antonio Meseguer Alcazaz y realizado en 1910 poco antes de su muerte, que nació y murió en esta misma localidad 1851-1914.

Lo que os podemos contar sobre el teatro es que durante el siglo XIX, los terrenos en los que actualmente esta construido el teatro fueron expropiados por el Estado en la desamortización, que para los que no sabéis fue un largo proceso histórico, económico y social iniciado a finales del siglo XVIII denominado desamortización de Godoy en 1798 y que se dio por terminado en el siglo XX, consistió en poner en el mercado, previa expropiación forzosa y mediante una subasta pública, las tierras y bienes que hasta entonces no se podían vender, hipotecar o ceder y que se encontraban en poder de la Iglesia Católica y las ordenes religiosas venidas de testamentos, donaciones y abintestatos .

Estos terrenos eran propiedad de los dominicos, que poseían en el solar parte del Convento de Santo Domingo, la expropiación comenzó en 1842 y finalizo en 1862 con la construcción de teatro.

Fue inaugurado por la Reina Isabel II el 25 de octubre de 1862 y se represento la obra Ventura de la Vega, escritor y dramaturgo hispanoamericano que tuvo su consagración en España, interpretada por Julián Romea, nacido en Murcia en 1813 y murió en Madrid en 1868, actor de teatro romántico y que posteriormente denominaría al coliseo.

El teatro fue construido por Diego Manuel Molina, recibiendo el nombre de Teatro de Los Infantes hasta la revolución de 1868 que paso a llamarse Teatro de la Soberanía Popular.

En 1877 sufrió un pavoroso incendio, inaugurándose su reconstrucción  en 1880, tan sólo 19 años después, en 1899, el teatro sufrió otro incendio, recurriendo al mismo arquitecto que en la ocasión anterior el hellinero de donde procedía en la provincia de Albacete. El aspecto exterior actual corresponde a la última de las intervenciones.

Después de los dos incendios, la tercera inauguración tuvo lugar el 16 de febrero de 1901, se homenajea a María Gurrero y Fernando Díaz de Mendoza. Muchos estrenos de Jacinto Benavente, Federico García Lorca fueron representados en el teatro.

Ya en la década de los 80-90 tenían cabida géneros diversos como la danza, conciertos, zarzuela, flamenco….

Con detalles modernistas como la marquesina y las verjas de la entrada, fachada eclecticismo e inspiración neoclásica, parte superior bustos de Beethoven, Listz, Mozart, medallones de varios dramaturgos Gaspar de Ávila, Andrés de Claramonte, etc.

En el interior hacemos mención al boceto del teatro Romea que se encuentra en nuestra página arreglos de Antonio Meseguer con una serie de figuras femeninas alegóricas de las artes. El salón de actos tiene forma de herradura, con patio de butacas rodeando de plateas, con tres niveles de palcos y gradas superiores.

teatroromea-historia

                          Vista interior del teatro

Y ya por último os comentamos la leyenda, la construcción del teatro no fue bien vista por muchos monjes del Convento de Santo Domingo, uno de ellos lanzó una maldición contra la nueva construcción en las que un día fueron sus propiedades afirmo tres incendios, en el primero no habría ninguna víctima, en el segundo moriría una persona y por último cuando el teatro estuviese completo todos fallecerían y el teatro quedaría completamente destruido.

Todo se ha cumplido hasta ahora, paso por paso como dijo el monje, desde entonces un acomodador del teatro se queda en posesión de una entrada antes de comenzar cada función para que de esta manera el aforo del teatro no se complete y nunca se produzca la maldición.

Ahí queda eso…..que cada uno piense lo que quiera…..

CVC